martes, 12 de octubre de 2010

¿Cuáles son los reflejos primitivos o primarios?



Los reflejos primarios o primitivos que un bebé neurológicamente sano debe tener, son:
Reflejo de gateo:
Un bebé tumbado boca abajo con las piernas flexionadas, si le tocas la planta del pie, estira la pierna y empuja su cuerpo hacia delante.
Reflejo de presión:
Si pones un dedo en la palma de la mano del bebe, él cierra la mano, con tanta fuerza que podrás levantarlo sin que se suelte. El recién nacido es capaz de aguantar su propio peso suspendido durante segundos en el aire.
Reflejo de caminar:
Si mantenemos al bebé sujetado por debajo de los brazos y lo posamos sobre la cuna, en cuanto toca con el pie el suelo, el bebé levanta el pie, flexiona la rodilla y da un paso hacia delante.
Reflejo tónico del cuello:
Se produce cuando la cabeza de un niño relajado, acostado boca arriba, gira hacia un lado. El brazo hacia el cual el bebé está mirando se extiende derecho lejos del cuerpo con la mano parcialmente abierta, mientras que el brazo del lado contrario se flexiona y el puño se aprieta fuertemente. Al invertir la dirección en la cual se ha volteado la cara del niño, se invierte también la posición.

Reflejo de Galant:
Teniendo al bebé tumbado boca abajo, si le pasas el dedo sobre los riñones, en paralelo a la columna vertebral, el cuerpo de éste arquea ligeramente.

Reflejo de Moro:
Un recién nacido descansa sobre los brazos de un adulto. Si el adulto se inclina unos 30 grados, el bebé tiene la sensación de estar cayendo. Lo primero que hace es abrir los brazos hacia los lados, para que los padres le vean. Luego vuelve a juntarlos y a continuación aprieta los puños para agarrarse.

Reflejo de succión o búsqueda:
Se produce al acariciar la mejilla. El bebé girará la cabeza hacia el lado estimulado y comenzará a hacer movimientos de succión con la boca.


Los ejemplos de reflejos que persisten en la vida adulta son:
-         Reflejo de parpadeo: uno parpadea los ojos al contacto o cuando aparece súbitamente una luz brillante
-         Reflejo de la tos: uno tose cuando se estimula la vía respiratoria
-         Reflejo nauseoso: uno siente náuseas cuando se estimula la garganta o la parte posterior de la boca
-         Reflejo del estornudo: uno estornuda cuando las vías nasales se irritan
-         Reflejo del bostezo: uno bosteza cuando el cuerpo necesita oxígeno adicional

Si quieres saber más, te recomiendo el libro “Reflejos, aprendizaje y comportamiento” de Sally Goddard, N.D.T., coordinadora del Institute for NeuroPhysiological Psychology.


Si no estás segura de si tu hijo necesita este tipo de programas, mira este enlace http://www.reflejosprimarios.com/evaluacion.html y rellena el cuestionario para salir de dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada